Nos subimos al futuro y para ello, con el apoyo y ayuda de las familias, hemos introducido una nueva herramienta que está cambiando por completo la relación de los alumnos con el mundo que les rodea y que les conecta de manera absoluta con la “digitalización” en su proceso de  aprendizaje.

  La introducción de dispositivos en nuestras aulas supone una revolución metodológica, ya que se transforma la manera de presentar los contenidos curriculares y el modo de trabajarlos en el aula. 

  Trabajar con estos dispositivos no se limita a navegar entre los infinitos contenidos de una red segura, como es la de nuestro centro, sino que, a todo esto se suma el trabajo “en línea” con más compañeros, la autoevaluación con pruebas que devuelven resultados de modo inmediato, la posibilidad de presentar contenidos en formatos muy atractivos, desarrollar destrezas digitales ahondando en el manejo de editores de texto, publicaciones y un largo etcétera que ayudará también a los docentes a enganchar a los alumnos con su materia de un modo más atractivo.

  El proceso de digitalización de nuestro centro evitará que los alumnos carguen con pesadas mochilas, valiéndose de un dispositivo tecnológico en el que tienen las tareas a realizar. Esta situación va aumentando más aún si cabe, la productividad y la rentabilidad de nuestro alumnado que se siente más motivado para descubrir nuevos conceptos y desarrollar sus competencias digitales.

  La digitalización de nuestras aulas es un fenómeno controlado, por lo que el acceso a internet y a los dispositivos siempre será seguro, responsable y con fines educativos.