Durante el mes de mayo, la oración de la mañana y la tutoría están dedicadas especialmente a la Virgen María. María madre, María protectora, María preocupada por las necesidades de los demás, María presente siempre.