El Adviento es una nueva oportunidad que tenemos todos, para dar un giro a nuestras vidas, renovando nuestro corazón para enfocarlo a querernos más a nosotros mismos, a los demás y a todo lo que nos rodea. Estos cambios provocarán el milagro del nacimiento de Cristo. El adviento es por tanto un tiempo de esperanza y optimismo ante la vida que renace.